Cursos Gratis Bloques de AutocadDetalles ConstructivosMonografías Diccionario Software Videos Finales Apuntes de Arquitectura Manuales Gratis
 

Del Deformismo


 



DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.


Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Al Planning


Introducción

Desde el inicio de las culturas prehistóricas y las primeras manifestaciones de vida urbana hasta la actualidad, es evidente la permanente búsqueda de la forma como se deben crear espacios colectivos en las ciudades para el desarrollo humano. A partir de Hippodamos, han surgido diversas teorías racionales de las ciudades como organizaciones ideales, que pudiesen resolver las deficiencias de la ciudad construida a través de los años.
El ambiente filosófico griego, dio lugar al nacimiento de la Polis, así los primitivos asentamientos habitacionales dominados por viviendas humildes, pasaron a ser centros de poder político, cultural, religioso, y comercial que tuvieron su mayor apogeo durante el Imperio Romano. A la caída de éste y durante la edad media, las ciudades se desarrollador en torno a una sociedad burguesa, hasta convertirse siglos más tarde, en estructuras más complejas como son las ciudades producto de la industrialización que dieron lugar a urbes de considerables problemáticas ambientales y desigualdades sociales. En consecuencia, diversos teóricos enfrentados a esta ambigüedad urbana y social causada por la industrialización, hicieron explicita la necesidad de desarrollar nuevos conceptos acerca de cómo debía ser la ciudad ideal.


El Socialismo Utópico

El pensamiento cultural del siglo XIX está animado por una profunda desconfianza hacia la ciudad industrial, y no vislumbra la posibilidad de restituir el orden y la armonía en las ciudades. Así las nuevas propuestas se lanzan juzgando de irracionales las formas actuales de convivencia, las cuales deben ser sustituidas por otras completamente diferentes, dictadas por la pura razón, es decir, contraponen a la ciudad real una ciudad ideal.
Si bien es cierto que sus planes carecían de veces de concreción y eran contrarios al sentido común, tuvieron el gran merito de ser los iniciadores de una nueva línea de pensamiento y acción con la que comienza efectivamente una acción consciente para la reforma del paisaje urbano y rural, y con ello, de la arquitectura moderna.
En el curso de la historia, el problema de las utopías ha sido evocado con frecuencia por medio de la ciudad como modelo de demostración. Platón, Tomas Moro, Rebeláis, o Fourier han dado a sus utopías la forma de una ciudad en el sentido geográfico del termino, es decir, un territorio habitado por un conjunto de seres humanos organizados.
A lo largo del siglo XIX se producen una serie de formulaciones teórico- prácticas, que buscan una solución alternativa.
A las contradicciones existentes en las ciudades industriales, y que a su vez hagan desaparecer las precarias condiciones de vida de sus habitantes.
Estos planteamientos formulados por reformadores sociales, pensadores políticos e industriales filántropos: Saint Simon, Robert Owen, Ettiene Cabet, Ebenezer Howard, James Slip Buckingham, Charles Fourier, Víctor Considerant y Godin, poseen entre si los siguientes puntos comunes:

• COHERENCIA SOCIAL: grupos provenientes de la pequeña burguesía vinculadas entre si.
• DESARROLLO CULTURAL: gran importancia a las actividades culturales colectivas.
• CONDICIONES DE VIDA: salubridad del ambiente, y estrecha vinculación con la naturaleza.
• TIPOLOGIA ARQUITECTONICA: edificaciones simples/ estricta funcionalidad con reminiscencias de la arquitectura popular rural, predomina tipo de vivienda colectiva.
• TIPOLOGIA URBANISTICA: negación de la ciudad industrial incontrolada en su crecimiento. Contrapone esquemas distributivos rígidos, que constituyen unidades cerradas sin posibilidad de expansión.
Una cuestión central es la separación rural-urbana que enfrenta a las ciudades en contra del campo, poniéndolas como dos formaciones irreconciliables social, moral y físicamente. Desde las primeras décadas del siglo XIX, la superación de esta separación entre lo urbano y lo rural ha sido un sueño persistente y aun no realizado. En la práctica, el modelo implícito de desarrollo fue el de la industrialización basada en lo urbano. El campo seria exprimido de su población “’excesiva”’ que iría a buscar fortuna a las ciudades burguesas. Mientras que la manufactura y el comercio, los dos sectores dinámicos, estarían concentrados aquí, la producción agrícola gradualmente se modernizaría, eventualmente liberando toda excepto la población trabajadora restante a la metrópoli.
Aunque muchos lo aceptarían como una “’cara de la naturaleza”’ la separación entre lo rural y lo urbano no se quedo sin retos. La combinación de la vida poco agradable de los centros urbanos, con el movimiento romántico convirtió la vida en el campo en un ideal altamente deseado.


Socialistas Utópicos


Robert Owen (1771-1858)

Comienza su acción como industrial filántropo, luego se convierte en un reformador social, por ultimo participa en la lucha política del proletariado ingles.
En 1800 dirige una fabrica de tejidos de algodón en Escocia donde implanta mejoras en las condiciones de vida de sus trabajadores, reduce a 10 horas el tiempo de trabajo – en aquel entonces de 14 a 16 horas- , construye viviendas alejadas de la industria para los operarios, un comedor colectivo, el asilo infantil y un centro recreativo cultural para los trabajadores. Su concepción se basaba en que el obrero requería una particular atención como ser humano y no ser tratado como anónima fuerza de trabajo, y que inclusive, al mejorar sus condiciones de vida, mejoraba también el rendimiento productivo de la fábrica.
Sobre la base de este experimento, defendió, en A new view of Society (1813), Report of the country of Lanark (1820) una teoría general de distribución de la población en comunidades cooperativas agroindustriales de 300 a 2000 personas, asentadas sobre extensiones de 60-80 hectáreas. La gente avía de alojarse en edificios de forma cuadrangular, con alcobas privadas que diesen a jardines, y cocinas y comedores comunes. Las iglesias y escuelas habían de situarse en el interior de los espacios cuadrados formados por las agrupaciones de viviendas, mientras que talleres y fábricas se situarían fuera, aunque en las inmediaciones.
En 1825 invierte todos sus recursos en la fundación de una comunidad en Estados Unidos –New Harmony- que fracasa, y al regresar a Inglaterra se integra de lleno a las organizaciones obreras.
No puede decirse que haya ejercido mucha influencia sobre el moderno urbanismo, aunque de hecho fuera imitado en cientos de otras comunidades socializantes de la primera parte del siglo antepasado. En cambio sus escritos como los de su contemporáneo Fourier y sus muchos seguidores, siguen teniendo un gran interés histórico y sociológico.


Ebenezer Howard (1850-1928)

Taquígrafo de profesión, defraudado por las contradicciones sociales y económicas de la Inglaterra victoriana, viaja a Estados Unidos en busca de trabajo. En Chicago conoce las experiencias urbanísticas locales, el movimiento City Beautiful, las comunidades rurales y algunos ensayos teóricos, como el libro de Edward Bellamy, Looking backward. Al regresar a Inglaterra, en 1876, elabora sus concepciones sobre la estructura territorial de la nueva sociedad, contenidas en el libro publicado en 1898, Tomorrow, a peaceful path to real reform, luego difundido bajo el titulo de Garden Cities of Tomorrow.
Su punto de partida consiste en la crítica a la gran ciudad y el abandono del campo. La contradicción ciudad-campo debe eliminarse y para ello elabora la teoría de los 3 imanes: al imán ciudad y al imán campo se opone el nuevo imán ciudad-campo: La ciudad Jardín.
Howard dice: que ningún remedio puede ser eficiente, si no ofrece a los hombres, o por lo menos a una parte de ellos, mayores “atracciones ‘’ de aquellas ofrecidas por nuestras ciudades, de tal modo que la fuerza de las viejas “atracciones” sea superada por la fuerza de las nuevas “atracciones” que se deben crear. Cada ciudad puede ser considerada como un imán.
Podemos considerar la ciudad y el campo como dos imanes. La ciudad y el campo deben integrarse y de esta nueva unión nacerá la esperanza, una nueva vida, y una nueva civilización.
Concibe una estructura de ciudades a escala regional, vinculadas entre si por el ferrocarril, instrumento básico de esta propuesta de descentralización de los asentamientos, con dos tamaños típicos, las mayores de 52.000 habitantes y las menores de 32.000. Cada núcleo urbano comprende una superficie de 2.400 Has., 2.000 dedicadas a la agricultura y 400 para la construcción de la ciudad. No se prevé el crecimiento urbano sino la formación de nuevos centros al aumentar la población.
Adquirió una gran extensión de terreno en Letchworth, cerca de Londres, sobre la que se inicio la construcción de la primera ciudad jardín. Una segunda ciudad jardín, en Welwyn, ha llegado a considerarse como una obra maestra del urbanismo. Esta segunda demostración ejerció una vital influencia en pro de la aceptación por el gobierno de una política de dispersión de la población y creación de “ciudades nuevas “, así como para la aprobación de la New Towns Act de 1946.
Sus ideas influyeron notablemente en la tradición urbanística occidental.


Sir Raymond Unwin

Arquitecto y urbanista inglés, habiendo estudiado tanto ingeniería como arquitectura, no inicio su práctica profesional en este segundo campo hasta 1896, año en que se asocio con Barry Parker. En 1901 publicaron ambos The art of building a home, obra en la que puede apreciarse la influencia ejercida por la idea Ciudad-Jardín de Howard, así como por el idealismo social y estético de William Morris y por el movimiento de las artes decorativas. En 1903 iniciaron la construcción de la primera Ciudad-Jardín, en Letchworth, una de las aventuras urbanísticas más significativas e influyentes de todo el siglo.
Su ulterior trabajo en el Hampstead Garden Suburb iniciado en 1907, sirvió para perfeccionar sus principios, en un plan que generalmente se considera como una obra maestra del planeamiento suburbano, que ejerció una enorme influencia internacional sobre el diseño urbano. Sin embargo, la publicación de Town Planning in Practice (1909) perfectamente razonado y ricamente ilustrado, se convirtió en manual excelente para el estudio de una disciplina nueva, el urbanismo, que empezaba a dar sus primeros pasos como una practica profesional concreta. El libro contiene bases conceptuales del arte de enseñar las ciudades analizando los elementos formales que la estructuran: vías, relación de estas con la edificación, edificios, espacios centrales, y también de las herramientas necesarias para la materialización de la estructura formal diseñada.
La temprana asociación de Unwin con Morris quedo reflejada en los ideales que desde entonces se encontraron siempre detrás de sus trabajos. Su gran respeto por el pasado y su perfecta comprensión de las necesidades modernas, inspiraron el carácter de su arquitectura y urbanismo. Valoro mucho el trabajo artesano, aportando sus propias obras, ya se tratase de una simple obra domiciliaria, ya de todo un plan regional de amplio alcance, una gran atención al detalle, a los materiales y al diseño. Demostró un gran interés por la vida comunitaria y un deseo por encontrar la belleza en todas las cosas, sentimientos que le llevaron siempre a planear a favor de la creación de un buen medioambiente para todas las clases sociales.
Unwin propone una diferencia entre el Town planning y el Site planning. El primero se refiere a la conveniencia integral de la ciudad y al trazado de vías, una vez resuelto estos aspectos el segundo podrá analizar el modo de dar forma urbana a las áreas que esas vías delimitan.
Sus principios son aun hasta hoy considerados en todos los ámbitos del planeamiento urbano.


Patrick Geddes (1854-1932)

Nacido en Escocia estudio biología en la Universidad de Londres, se intereso por la Sociología y el Urbanismo debido en parte a su contacto con el pensamiento de Frederic Le Play. Cerca de su residencia, en la Outlook Tower, estableció un tipo nuevo de museo sociológico como Centro de Estudios Sociales, Cívicos y Regionales.
Estudioso de las ciudades durante toda su vida, fue el primer hombre cultivado que en el mundo de la lengua inglesa reconoció que la ciudad constituye un órgano esencial en la evolución de la civilización.
Analizo la función de claustro -en su forma moderna de laboratorio,estudio,biblioteca- como necesaria para elevar el potencial creador de la ciudad, como anticipo, en su defensa de la universidad militante, la preocupación, hoy corriente entre los estudiantes, porque la universidad juegue un papel importante, responsable y dinámico en el mejoramiento de la vida urbana y regional.
Fue el primero en comprender la interdependencia orgánica de la ciudad y región como estructura geográfica e histórica básica que yace bajo la compleja interacción de lugar, trabajo, gente y actividades educativas, estéticas y políticas. Fue el mas eficaz propugnador de la idea de que cualquier tipo de planeamiento debía basarse en un previo y sistemático estudio total del terreno, con datos de primera mano; considerando que en tal estudio, la experiencia personal – paseando, hablando con la gente y observando atentamente con empleo de todos los sentidos – no es menos importante que la recopilación sistemática de los datos geográficos, climáticos, demográficos y económicos; antes bien: mucho mas importante porque solo a través de la experiencia puede la mente abarcar las necesidades y funciones urbanas como un todo dinámico unificado.
La formación de Geddes como biólogo, fue la que abrió a quienes supieron captar su pensamiento, las puertas de la inmensa complejidad biológica y social de la ciudad, que se desarrolla a la vez en el tiempo y en el espacio. La vida evoluciona y también la ciudad. Analizar y descubrir las tendencias de la evolución, ordenar y encauzar las tendencias positivas y desalentar las negativas. Como contrario al formalismo autoritario y al planeamiento tecnocratico, Geddes destaca como exponente de un urbanismo orgánico, a través del cual todas las funciones y fines de la ciudad pueden verse convertidos en realidad, materializados en las estructuras adecuadas, conservadas, renovadas o, cuando ello sea necesario reemplazadas o ampliadas con imaginación mediante un proceso continuo de auto metamorfosis de la ciudad.
Geddes ha influido directamente en Unwin y Abercrombie en Gran Bretana y Stein y Wright en los Estados Unidos.


Soria y Mata (1844-1920)

Arturo Soria y Mata, intelectual español, publica en el diario El Progreso de Madrid su propuesta de Ciudad Lineal.
Adelantándose a las ideas hoy tan corrientes, de que la comunicación en todas sus manifestaciones cambiaria la vida de los hombres, propuso una ciudad estructurada en una columna de comunicación lineal: “una calle indefinidamente prolongable de 500 metros de ancho. De este modo, la ciudad monocentrica se expande hacia una nueva dimensión regional, escala predominante en las propuestas teóricas elaboradas en el siglo pasado. Es uno de los primeros intentos de llevar la planificación urbana a todo el territorio por medio de la unión de ejes urbanos a lo largo de las vías principales.
Esta espina que imaginaba que podría unir indefinidamente ciudades existentes y extenderse desde Cádiz a San Petersburgo, agrupaba las vías de trasporte, las redes de servicio, de distribución de agua, gas, electricidad y teléfonos, los servicios municipales y de parques. A ambos lados de la calle se ubican las dos franjas de manzanas ortogonales, lugar destinado a viviendas, establecimientos públicos, comerciales y culturales. El esquema de Soria y Mata solo puedo aplicarse a un pequeño barrio en las afueras de Madrid, cuyo eje era la calle arbolada por la que circulaba un tranvía. A fines de la década del 20, un grupo de arquitectos e ingenieros rusos, que se autoproclamaban desurbanistas, puesto que intentaban abolir la ciudad, conocedores de proyecto de Soria y Mata, se inspiran en el para elaborar una propuesta de ciudad industrial. Pretendían con ella trasladar la cadena de montaje de la Fábrica al territorio en base a una bonificación muy rigurosa de similar esquema alargado.


Conclusión

El siglo XIX se caracteriza por la producción de grandes cambios en el territorio, provocados por cambios profundos en las estructuras socioeconómicas y políticas que demandaron la modificación total del ambiente. La imagen de la ciudad se trasforma definitivamente en el siglo XIX , la ciudad que hoy conocemos se genera en el concepto de ciudad y en las imágenes emergentes de las teorías de entonces, por lo que se hace imprescindible buscar las semillas que germinaron en la ciudad actual, en esa época.
La ciudad preindustrial, fue modificándose paulatinamente desde la antigüedad, la renovación se iba produciendo sin modificación de calles ni manzanas originales, es decir, sin modificación sustancial del tejido urbano.
Permitía la coexistencia de lo viejo y lo nuevo en un tejido básico común. No había perdido la escala posibilitante de la proximidad de las relaciones humanas. El sentido de pertenencia se basaba en la apropiación que el grupo social hacia de su lugar considerado como un todo.
En la ciudad industrial en cambio se destruye el tejido base al modificarse la red de calles y manzanas, es decir se destruyen los tipos urbanos del pasado, generando una nueva imagen urbana, haciendo desaparecer rasgos persistentes que le daban identidad al barrio o a la ciudad en su totalidad desde la antigüedad. Dicha identidad implica no solamente la morfología de la estructura física, sino también el uso y la apropiación social y significativa por parte del habitante del lugar como ambiente.
La ciudad industrial crece, se expande generando suburbios, y se densifica en su centro. El crecimiento genera desorden y perdida de escala.
El espacio urbano es el que mas sufre, se convierte en un lugar despojado de su dimensión histórica y de los referentes humanos. Se rompe el rico tejido sociológico afianzado en siglos por una lenta sedimentación de relaciones y cambios que había creado su identidad, su dimensión humana.
Mas de un siglo después, se observa el fenómeno de urbanización sin industrialización, sobre todo en las ciudades Latinoamericanas. Es un “punto critico historico”.Ya no podemos hablar de una sociedad industrial - nunca nos hemos industrializado - ;tenemos que hablar de una “Sociedad Urbana”,en la que esta desapareciendo el hombre urbano y el hombre agrario. Se trata de una crisis, que no es propia de un sistema económico: esta en todas partes, tanto en los países capitalistas como en los socialistas
El punto critico supone la coexistencia de dos fenómenos contradictorios: la industrialización y la urbanización. La industrialización trae aparejado el crecimiento, mientras que la urbanización trae el desarrollo. El crecimiento es un fenómeno cuantitativo; el desarrollo es un fenómeno cualitativo.
Con el crecimiento la industrialización ,en general, incentiva la producción económica. Junto con el desarrollo, la urbanización trae aparejado la reivindicación de la vida urbana y de la vida social plena. Esto es cierto en los países altamente industrializados.
En las ciudades latinoamericanas, hay varios ejemplos de fenómenos de urbanización, sin el correlato de la industrialización.
En Asunción, la urbanización produce el colapso del modelo agrario de producción, al convertirse en polo de atracción de grandes masas campesinas que se sienten desplazados por un modelo rural en crisis, y que abandonan sus medios en busca de expectativas de trabajo que no pueden resolver.
Los ingleses formularon su modelo de ciudad- jardín a mediados del siglo XIX alentados por el ferrocarril que les permitía vivir lejos de sus grandes y contaminadas conurbaciones.
Hoy día, en nuestras ciudades latinoamericanas se esta dando un fenómeno urbanístico y socio -ambiental muy importante de las ultimas décadas, mientras los arquitectos lo rechazan, los usuarios lo prefieren, nos referimos a los barrios cerrados.
Alejarse nuevamente -como los ingleses- de la ciudad parece ser una necesidad para salvarse de la mala calidad de vida en los congestionados, contaminados y violentos centros urbanos.
Nuestra sociedad esta en crisis. Un tejido social totalmente deteriorado. Desconfianza en el urbanismo y la planificación urbana, ausente de las practicas y obligaciones del Estado. Rechazo de los pobres y marginados que se apoderan de la ciudad histórica.
Todo lo apuntado seria tema de reflexión sobre esta problemática.


Bibliografía

1-Arnold Whittickb –Encyclopedia of Urban Planning- Original publicado por McGraw-Hill 1974- Traducido al castellano por Joaquín Hernández Orozco- Instituto de Estudios de Administración Local –Madrid 1975.
2-Ervin Y. galantay-New Tows:Antiquity to the Present-Original publicado por George Braziller,inc.,Nueva York 1975-Nuevas Ciudades: De la Antigüedad a Nuestros Días-1ª. Ed. 1975- Traducido al Castellano por Justo G. Beramendi-Editorial Gustavo Gili,S.A.,Barcelona, 1977
3- Roberto Segre-Arquitectura y Urbanismo Modernos: Capitalismo y Socialismo, Editorial Arte y Cultura 1988- Ciudad de la Habana, Cuba.
4-Noemí Goytia –Cuando La idea se Construye: Procesos de Diseñó en la Arquitectura de los siglos XIX y XX.-Editorial CMG 2003-Córdoba-Argentina.


 





 

 

Buscar en Arquba

 

 
 
Foro de Arquba:

ENTRAR AL FORO

 
 
Sitios recomendados: